large_voley4

Liga Mundial de Voleibol en Mendoza

Más de 5.800 personas en cada día vibraron con los partidos de la Selección Argentina vs. Brasil.

Argentina dejó pasar tres set points y fue barrido por Brasil, que perdió a Isac por una fractura de dedo.

Por segunda noche consecutiva en el estadio Torito Rodríguez de San Martín, en las afueras de la capital mendocina, Argentina volvió a dejar en claro que los cortocircuitos en momentos clave le impiden mantenerse en juego ante potencias. Ayer, el quiebre se dio cuando la Selección dispuso de tres set points para quedarse con el segundo set y terminó perdiendo por 3-0.

Brasil había arrancado dominando con un bloqueo intimidante. Si bien tras un pedido de Javier Weber hubo una mejoría, no sirvió para salvar el primer chico (se perdió 25-21); en el siguiente la defensa local creció y generó opciones de contra que se aprovecharon con paciencia. Bruno Romanutti, desde el banco, era la principal arma de goleo (12 en todo el partido) para llevar el score 24-21 a favor. Entonces aparecieron los fantasmas, se desaprovecharon dos bochas para cerrar el parcial y los verdeamarelos facturaron por 27-25.

A partir de allí hubo una notable baja de concentración y el tercero fue un trámite para los brasileños, quienes ni siquiera se fueron de tema con la lesión del central Isac (dolorosa fractura del meñique derecho en un bloqueo), para cerrar el match por un contundente 25-13, con una gran tarea del opuesto Lipe (goleador con 14).

En lo que va de la Liga Mundial, Argentina lleva una victoria (en el debut ante EE.UU.) y tres caídas. El viaje a Europa (jugará contra Bulgaria y Polonia) servirá para ajustar piezas y fortalecer la cabeza.